Archive for the Escritos Category

Extracto 2 Del Librito del Cd Quinto Piso (2008)

Posted in Escritos on noviembre 21, 2008 by Renso

Yo nací en Cádiz, España en el año 1855. Me llamaba Juan Arjona. Mis padres fueron Don José Arjona y Doña Josefa Vartelo. Después de una vida sin rastro, salvo por unos cuantos hijos, 2 novias y una esposa, morí de Tisis a los 37 años, y tres de mis hijos se hicieron al mar en busca de cualquier cosa.

Nací de nuevo como Ricardo Arjona Fassen en el año de 1891. Mi madre Ana Figueroa murió justo el día en que nací por complicaciones en el parto. La escasez y la muerte de mi padre me llevaron a un nuevo continente junto a dos de mis hermanos, llegamos a Guatemala y meses después uno de ellos, de profesión payaso, se dirigió al sur y jamás volví a saber de el; el otro se fue al norte, justo al sur de México y le perdí el rastro para siempre. No me quedó mas que quedarme conmigo y con las continuaciones de mí que se fueran dando. Radiqué en Tecpan, Guatemala y puse una panadería. Aurora era mi esposa y con ella concebí varios hijos, uno de ellos Ricardo. Cuando Ricardo Arjona Moscoso cumplió los seis años a mi me dio por morirme y no me quedó más [remedio] que empacar mis cosas y buscarme un lugar en el cuerpo de mi hijo para perdurar unos años mas.

Viví en Tecpan, Guatemala hasta los 15 años cuando fui a parar de interno en la escuela para maestros de la Alameda. Después de 3 años, graduado y con ganas de conocer el mundo, un nombramiento del Ministerio de Educación me llevó a un pueblo llamado San Agustín, Acasaguastlan, donde conocí a Mimi, una maestra empírica, guapa y alta con la que me case años después por culpa de un accidente, con nombre de mujer que hoy es mi hija mayor. Hoy, soy el tercer hijo de Ricardo y Mimi, nací en un pueblo que se llama Jocotenango donde mi padre fue maestro de la escuela por algunos años. No tuve una historia importante, nunca me destaqué en la escuela, salvo por mis desordenes de conducta y uno que otro gol en la liga escolar. A los 8 años mi padre me regaló una guitarra y me reencontré con Juan, mi bisabuelo Español, que quiso ser músico hasta que la tuberculosis le arrebató la vida. Quizás fue por eso que cuando tuve el instrumento en mis manos fue como reencontrarme con mis ancestros, tan lejanos, inciertos y desconocidos como las profundidades del mar y del tiempo que nos separaron siempre. Hoy, podría abundar diciendo las cosas que dijeron tantas veces. Los discos que tengo, las canciones destacadas, los premios conseguidos y hacer una biografía lo suficientemente completa como para lucir después de leerla mucho más grande de lo que realmente soy.

Es el 2008, soy el cuarto de los Arjona que habité, dos de ellos nacidos en el viejo continente y los últimos dos, Ricardo Arjona Moscoso y yo Ricardo Arjona Morales nacidos en Guatemala. Tengo una Moto Harley que siempre soñé; tengo las deudas pagadas, por lo menos las del dinero; 14 discos unos mejores que otros y desde hace dos años vivo en un QUINTO PISO que nunca habité. Desde allí, digerí cada una de las historias, las lloré, las reí y padecí como hacia muchos años que no lo hacía.

Seguramente cuando me pregunten, diré durante los próximos seis meses que éste es el disco más importante de mi carrera, hasta que mi ego y sueños empiecen a volar hacia otra parte. Las catorce canciones nacieron de parto natural, como debe de ser, las cesáreas en esto de las canciones servirán para los autores de oficio y las necesidades del mercado. Soy Ricardo Arjona estoy por cumplir casi doscientos años y estoy feliz viendo la vida pasar desde este QUINTO PISO.

Anuncios

Extracto Del Librito del Cd Quinto Piso (2008)

Posted in Escritos on noviembre 21, 2008 by Renso

Desde el quinto piso se ve la esperanza y la nostalgia,
Los atardeceres tristes, y las noches de neón.
Desde el quinto piso se ve mi fantasma persiguiéndome a mí mismo
Y se ve la gloria huyendo de los peatones sin destino.
Desde el quinto piso pasan los días presurosos,
La poesía de los locos y la amargura de los cuerdos.
Cada día, pasan por la ventana como en el cine
Actores de la vida improvisando historias.Yo no sé quién me mandó a ser testigo en la ventana,
Cristal desconsolado, puerta al infinito, vendaval de personajes.
Cuántas veces te vi pasar sin acercarme;
Cuántas veces me viste ahí tan indefenso,
Detrás del lente que vigila todo y se conforma.
Yo te quiero descifrar mientras caminas,
Agazapado como espía en mi escondite.
Cuántas ganas de adherirme al entusiasmo
De esos que deambulan como sombras
con destino a ningún lado.

Yo soy el que te vio, dama invisible,
exagerar aquel escote frente a aquel desconocido.
Yo te vi extender la mano, policía,
Y llevarte a tu bolsillo la mordida.
Vi al político limpiando el beso que le diera
Aquella vieja indigente en la banqueta.
Claro, muy claro vi pasar a la culpable
de mis mil noches en vela con su cara de inocente.

Quinto piso del destierro.
Dame un ciento de papel si te es posible
para hacer la crónica del barrio. Del país y de los sueños.
Yo no quiero ir a otra parte,
Aunque a veces compro el diario en la otra calle
Y apuro algún café donde Don Pedro.
Siempre vuelvo a este lugar donde no hay nadie
Y construyo mi país entre nostalgias;
Aquí vivo con el gris de la nostalgia mientras se pueda,
Quinto piso…mi trinchera”.